La compañía de origen español Rebold, especializada en el análisis de datos, conocimiento de los consumidores, tecnologías de marketing y ecosistemas de datos, comparte algunos resultados de un estudio realizado por ellos, acerca de lo que los usuarios esperan de las empresas y las marcas, y los productos y servicios que se están viendo afectados y que cambiarán, una vez que termine la pandemia.

Rebold observa que durante la pandemia del COVID-19, la ciudadanía reclama a las marcas mayor compromiso y encuentra cuatro puntos que más demanda:

1.Ofrecer condiciones de pago flexibles para los consumidores: 83%

2.Ofrecer servicios gratuitos: 81%

3.Cierre de tiendas no esenciales para ayudar a prevenir la propagación: 79%

4.Suspender su producción normal para ayudar a producir suministros esenciales: 68%.

 “La empresa es el agente social de transformación más importante que existe hoy, agrupando la mayor parte de recursos e inteligencias. Estaba en transformación antes de esta pandemia y se va a convertir en mucho más social. La ciudadanía está exigiendo hace tiempo un rol solidario y comprometido de las marcas”, explica Fernando Rodés, executive chairman del grupo ISPDigital, propietario de Rebold, y holding de la familia Rodés.

El análisis de Rebold también identifica tres bloques de productos y servicios que se verán afectados de diferente manera, una vez se supere la pandemia:

1.Gasto decreciente o cancelado: entretenimiento online y lujo.

 2.Menos afectados: gran y pequeño electrodoméstico, electrónica de consumo, alcohol, automoción, medicina estética. Se recuperarán, pero más despacio.

3.Sectores con repunte: cenas y salidas de ocio, entretenimiento fuera de casa, viajes, productos de prevención epidémica, comida, seguros médicos y de vida, ropa, productos de nutrición y salud, productos de limpieza del hogar, productos de cuidado personal, medicina, clases de fitness grupales, gestión financiera, peluquería, productos de belleza.

Y las actividades sociales que las personas no pueden realizar a causa del confinamiento, y que se recuperarán tras la pandemia serán:

Comidas y reuniones fuera del hogar (65%), salir de compras (58%), actividades de entretenimiento al aire libre (55%), practicar deportes o hacer ejercicio fuera de casa (53%), viajar (45%), acudir a espectáculos, como cine, teatro, musicales, etc. (45%), peluquería y manicura (20%), tratamientos para perder peso (19%),   masaje y sauna (16%), y tratamientos médicos de belleza (11%).

Además, el análisis de Rebold encontró cuáles nuevos hábitos y actividades que las personas realizaron durante la etapa de confinamiento, y que se mantendrán cuando la situación se normalice:

Consultas médica online (34%), e-learning (33%), software para teletrabajo (29%),

pagar por entretenimiento online (26%), ver transmisiones en vivo desde el móvil (21%), social e-commerce (18%), comprar equipamiento para hacer ejercicios en el hogar (14%), usar la banca online (13%).

Se menciona que las ventas por Internet en España, por ejemplo, han crecido un 12.5% y se estima que el 10% de los compradores online durante la pandemia lo hacían por primera vez; muchos de ellos eran personas mayores.

Para este análisis, Rebold ha utilizado datos propios y de: Bloomberg, Deloitte Consulting, GlobalWebIndex (GWI), Goldman Sachs, Instituto Nacional de Estadística (INE), Kantar, Millward Brown, Nielsen y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).