Para cumplir con la absurda sentencia del Tribunal Europeo, Google permite desde hace más o menos dos meses, ejercitar el llamado derecho al olvido. Una ley mediante la cual todo ciudadano europeo tiene el derecho a exigir a Google la remoción de su buscador (que es prácticamente la remoción del indice de Internet) de cualquier enlace que contenga información que según el «afectado» contenga material que dañe su imagen privada. Esto ya ha generado bastante polémica, porque la linea entre lo que es de interés público y la absurda idea de algunos de creer que pueden borrar de Internet todo lo malo que se dice de ellos es muy delgada. Google no estaba de acuerdo con esto, pero el tribunal hizo su sentencia y al gigante no le quedó más remedio.

Es así como muchos individuos han empezado a utilizar el formulario que puso Google a la disposición de los usuarios para solicitar la remoción de enlaces que según ellos afecta su imagen, por lo que más de un medio respetable ha recibido notificaciones de Google de que han removido artículos del buscador porque se menciona a x persona, a veces sin ningún sentido. La gran mayoría de las personas detrás de esta grandísima ridiculez no tienen idea como funciona la red, y creen que pueden esconder lo malo o lo feo que han hecho en el pasado usando este dick move.